Reinventarse

Arantxa Isidoro_Reinventarse

Reinventarse. De eso va el camino de la vida. De volver a empezar, de dar pasos hacia atrás o de virar un poco el rumbo cuando necesitas una nueva oportunidad.

Una de las cosas más maravillosas de conducir tu propio negocio es que tú y sólo tú manejas el volante para virar el rumbo o cambiar de marcha si necesitas ir más rápido o despacio. Te encuentras con elementos fuera de tu control, igual que un peatón que tiene prioridad o un semáforo en rojo que te obliga a parar. Sin embargo, siempre que lo necesites puedes bajar la ventanilla, subir el volumen de la radio y disfrutar de tu trayecto mirando hacia tu destino.

En tus manos está marcar tus objetivos, visualizar tu éxito y decidir cómo quieres desarrollar tu negocio.

Y entre esas decisiones que te pertenecen está la manera en que quieres mostrarte porque tu negocio es tuyo y tú eliges cómo quieres que se sienta tu marca. Un terreno en el que te puedes mover con plena libertad.

El momento es ahora

En este momento difícil y atípico muchos de nosotros nos vemos obligados a mirar hacia dentro de nuestros negocios. Pensar en qué es exactamente lo que tenemos, qué es lo que queremos seguir aportando, qué es eso nuevo que necesitamos imperiosamente crear y a quiénes queremos llegar haciendo qué. Muchos debemos reinventar una parte de nuestros productos o servicios, una estrategia o incluso el negocio al completo.

No pasa nada. Toda crisis trae una oportunidad y en ésta se están creando muchas, una vez más.

Como emprendedora e hija de padres y abuelos emprendedores, he vivido desde dentro negocios, crisis y momentos de prosperidad. He aprendido la prueba-error como una de las grandes tácticas pero especialmente he interiorizado que sólo lo que me aporta emocionalmente es lo que de verdad me permite crecer. ¿De verdad quieres estar al frente de una vida que te resta energía, te drena o no te hace feliz? Si hay una parte que no te encaja, cámbiala.

Ahora que hemos pasado esa fase de esta alarma en la que muchos de nosotros nos habíamos quedado inmersos en nuestra supervivencia personal bloqueando todo lo profesional podemos empezar a resurgir de esas cenizas.

Ahora con mentalidad de victoria, de seguir en pie, es un buen momento para reconstruir desde el cambio que llevabas tiempo esperando ver. Si quieres un negocio que te sostenga a nivel emocional, qué mejor momento que ahora para poner tu energía en él. Pero prométeme una cosa, vas a esmerarte en que tu marca sea exactamente como tú quieres. Si no reconstruyes desde tu esencia, el esfuerzo no merecerá la pena.

Pautas para una reinvención consciente

Un negocio sostenible no ocurre de la noche a la mañana. Yo, después de años trabajando para mí, todavía estoy en el camino de construir el negocio que me permita vivir exactamente la vida que quiero. Elegí el camino orgánico, el que no fuerza, el amable y respetuoso con mis clientes y el que conlleva paciencia porque prioriza mi lado personal. La velocidad muchas veces está reñida con el bienestar. Yo he vivido un tiempo de ritmos rápidos pero un día decidí frenar y ahí empecé a ver la luz.

Por otro lado, no todo se mide en facturación. Pon en la balanza lo que realmente es importante para ti. Me quema ver cómo los expertísimos venden sus éxitos en cifras cargadas de ceros a la derecha, pero ¿a costa de qué? Los números tienen que salirte of course, pero ¿no es importante que se cumplan tus valores y creencias en un trabajo que estás construyendo a tu medida? Trabajar con clientes que te agradan, poder limitar tus horarios para conciliar, priorizar tu creatividad, ayudar desde tu mejor talento… ¿Qué valor tiene todo eso?

Por último, la verdad no está fuera. Vuelve a ti. Deja de mirar hacia todas partes y confía en tu instinto, en lo que te vibra, en lo que te hace sonreír. Eso es lo que funciona para ti. Que no te vendan verdades absolutas de lo que resultó para otros. No hay fórmulas mágicas. De hecho, yo tengo mis pautas y tú debes encontrar las tuyas. Tu zona de inspiración no es la mía. Cada persona es diferente y por tanto cada negocio único. Tú tienes el deber de encontrar la magia sobre el tuyo.

Mis ideas sobre un negocio con sentido

Mi experiencia me ha enseñado que no hay fórmulas mágicas, pero te cuento mis imprescindibles para construir un negocio que no se cae.

CLARIDAD

Saber lo que quieres y cómo lo quieres para poder contarlo de forma clara y segura. Tener un estilo bien definido. Desarrollar un mundo visual y narrativo que vaya directo a la emoción para que se sienta como has proyectado. Una propuesta exquisitamente creada para que tus clientes tengan claro que tú eres la opción.

COHERENCIA

Diseño impecable, mensaje claro. Seguir la armonía en todo lo que hagas en tu negocio. La coherencia deriva en confianza. Utilizar la misma identidad en todas partes da tranquilidad y hace que te recuerden para comprar.

RESPETO

Tu cliente es una persona culta, con sentimientos y valores. Mímale, cuídale, escúchale, no impongas, no achuches. Observa lo que quiere mejorar en su vida y sírveselo en bandeja con la mejor experiencia de marca.

FEEDBACK

Recoge testimonios y valoraciones. Escucha las críticas y tenlas en cuenta desde lo más positivo. Siempre mejorar para crecer. Aprende de los errores, fórmate en lo que sea imprescindible, desarrolla tu método. Muestra con orgullo lo que has conseguido y pide a otros que cuenten su experiencia contigo.

PRECIOS

Pon los precios que valen tus productos o servicios. Haz justicia contigo y con tu trabajo. Si tienes una propuesta clara y profesional nada te frena para reflejar en valor tu experiencia, tu conocimiento y tu saber hacer. Mira siempre que haya concordancia entre el nivel de tus productos y servicios y tus precios. No tires piedras sobre tu propio tejado porque una de las cosas que más valor te aportan es el boca a boca.

TERRITORIO

Diferenciarte. Dominar tu nicho de mercado y protegerlo para que sólo tú te muevas en él. Si tu marca transcurre entre las emociones apropiadas, conectas fuerte y surgen las mejores recomendaciones, las que te asocian a un nicho concreto del mercado. Así te expandes entre los clientes “correctos”.

Aprovecha este momento para reinventarte

Me has oído decir esto antes. Todo el mundo tiene una oportunidad en un negocio propio. Quizás éste es el momento para empezarlo. La vida te está abriendo una puerta para poner la energía y el foco en lo que te resuena desde hace tiempo. En estas semanas has aprendido nuevas formas de hacer las cosas, has entrado de manera forzosa en nuevas dinámicas. ¿Quién dice que no eres capaz de construir algo propio y sostenible? El negocio que te deje trabajar con las personas que quieres y en la forma que necesitas. Estoy segura de que ahora tienes una mirada mucho más objetiva, más realista y más capaz de adaptarse.

Creo que es un buen momento para invertir en ti y en tu negocio. Si esto no es prioritario ahora, ¿cuándo lo será? Hónrate con lo que te mereces. Estar a gusto para poder hacer felices a los demás. En este momento especial en el que pocas cosas permanecen como eran, inventar tu camino profesional puede sostenerse sobre un negocio propio que te llene por muchos años.

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *