arantxa isidoro

Una brander* que siempre está escribiendo

La estafa del trabajo de 4 horas

La estafa del trabajo de 54 horas

No sé si has tenido en tus manos el libro “La semana laboral de 4 horas” de Tim Ferris, que subtitula “No hace falta trabajar más.”

Recuerdo que cuando me lo estaba leyendo estaba haciendo turnos en el hospital para cuidar a un familiar y una noche, al pasar una de las enfermeras en turno a la que cogí cariño me dijo “Wow! Yo también quiero saber cómo se consigue eso.”

Pocos libros dejo inacabados pero este fue uno de ellos. Por un lado porque no tenía mucha fe en lo que iba leyendo y por otro porque la historia en el hospital no tuvo un buen final y quise que este capítulo se quedara allí.

Se supone que Tim, en sus páginas, te da las claves para alcanzar tus sueños de ganar muchos ceros al mes, no esperar a jubilarte para pegarte la vida padre y viajar por todo el mundo regalando dinero en hoteles, comidas y demás.

Ni con un negocio propio ni por cuenta ajena. Un poquito los pies en la tierra, que la venta de sueños imposibles hace mucho daño y no es gratis porque la frustración queda.

Trabajando con una clienta sobre su marca y tratando sacar argumento para contar una historia le pregunté cómo era su jornada laboral actual y cómo le gustaría que fuera. Fue la primera vez que alguien me contaba que se planteaba trabajar 2 horas al día. Le pregunté si conocía el libro de Tim Ferris. Me dijo que lo había leído pero que no sacaba nada en claro para lograrlo. Ahí nos desahogamos.

Cuando hago este ejercicio de la jornada laboral casi todo el mundo visualiza un día de trabajo con sus tiempos de descanso antes, durante o después, pero nadie me expone una semana laboral de 4 horas, ni siquiera una jornada.

¿Cuántas personas conoces con una semana laboral de 4 horas que no les falte nada? Pero conocer, conocer, línea directa. No vale el primo del amigo de la pareja de pádel. Y seguro que ni con esas.

Soñar es gratis pero las consecuencias de la imaginación llevada al extremo pueden ser una buena torta con la mano abierta. Que muchas personas dando vueltas a una misma idea loca es fácil que se vengan arriba pero también hay que pensar en la bajada.

Ferris soltó muy alegremente el mensaje de que su libro cambiaría vidas.

Yo no he visto ninguna que lo consiguiera. Ni siquiera esta clienta que se planteaba dos horas.

En mi newsletter te hablo de pies bien puestos en la tierra para tener un negocio con el que ganar dinero. No es una semana laboral de 4 horas pero tampoco una vida gris. Si quieres recibir mis mails suscríbete.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *