Colaboración y compromiso

Branding y marketing personal - Colaboración y compromiso

Vivimos en la era del “coworking”. Dado el gran número de empresas nacientes por la necesidad de recurrir al autoempleo para ganarse la vida, ha surgido este interesante movimiento. Los autónomos y pequeñas empresas comparten espacios y gastos para afrontar con más facilidad los costes fijos, que para quienes comienzan una nueva actividad son siempre una enorme carga que se hace un mundo.

De manera paralela entonces, surge la necesidad de colaborar unos profesionales con otros. Deben ponerse de acuerdo para establecer horarios de uso de los espacios físicos, decidir cómo, quién y cuándo pagarán las facturas y en definitiva establecer pequeños acuerdos para resolver la gestión de su empresa.

Pero también surgen las oportunidades de colaboración entre proyectos afines. Si has estado en situación de poner en marcha tu idea y querer darte a conocer sabrás que una de las acciones que más te pueden ayudar es mover tus contactos. Si además puedes establecer un acuerdo de colaboración con alguien que tenga buena aceptación entre un público objetivo semejante al tuyo, se te abrirá una puerta muy interesante.

La colaboración no sólo funciona en el lanzamiento de un nuevo proyecto, también para difundir promociones, crear eventos importantes o conseguir patrocinios para ciertas acciones.

Ahora bien, recuerda que colaboración implica compromiso. Generalmente son pocas las personas que hacen algo “gratis” por ti si no te conocen. Seguramente pedirán algo a cambio y aquí es donde surgen tus obligaciones morales y reales. Debes ser consciente de que cuando cierras un acuerdo, aunque sea verbal, hay una parte de la que tú eres responsable y que debes cumplir pase lo que pase.

Creo que vivimos un momento en el que el compromiso asusta. Estamos sometidos a continuos cambios y la palabra definitivo está perdiendo uso. Ya no hay trabajos indefinidos, ya no hay contratos de permanencia, ya pocas cosas son irreversibles, casi siempre tienes la opción de cambio si no te gusta.

Nos estamos acomodando en un sistema en el que no hay que tomar grandes decisiones de mucho peso porque si te equivocas habrá una alternativa. A la vez tienes tantas posibilidades donde elegir, que seguramente cuando te hayas decantado por una opción te sentirás inseguro porque creerás que alguna de las que has descartado era mejor que la que has tomado.

Sin embargo, aunque seamos seres cambiantes y las circunstancias que nos rodean también lo sean, debemos ser conscientes de que hay compromisos que no podemos fulminar según nos apetezca. Las relaciones hay que cultivarlas, ya sean laborales o personales y si hay un acuerdo hay que cumplirlo. Es verdad que existe la posibilidad de variarlo pero siempre hablándolo previamente y llegando a nuevas fórmulas que se adapten a las necesidades de las dos partes.

La capacidad de compromiso habla mucho de ti y seguro que te abrirá las puertas de colaboraciones interesantes. Se fiel a tus palabras y cumple con lo acordado. Si hay algo que necesitas replantear seguro que con buenas palabras lograrás modificarlo.

¡Compártelo!

Comentarios

  1. dice

    Hola Arantxa

    Estaré leyendo tu blog, decidí hacerlo desde el principio, para así captar mejor lo que enseñas

    Por lo que he leído en tus otros posts me animé a recorrer todos los publicados

    Estaré en eso

    Saludos desde Caracas ☺️

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *