Desde que surgió la conexión neuronal que dio el chispazo para la primera idea de este proyecto, hasta que después de muchas horas de trabajo vio la luz, fueron muchas las personas que pusieron su granito de arena de diferentes formas. Éste es el resultado de la inspiración que mucha gente, lugares y vivencias me han aportado. Mi agradecimiento a todos ellos.

En el camino tuve varias experiencias con emprendedores en los que encontré esa conexión de la que siempre hablo, que más allá de lo profesional me enriqueció como persona. Gracias.

The Brave Living me guió para encontrar mi propia armonía.

OyeDeb me enseñó a buscar dentro de mí para dar forma a mi pasión.

Hodei Design reflejó el alma de una historia que comienza aquí.

La Sonrisa de Beatriz encontró mi lado más natural y verdadero.