Cuando estés en tu elemento te darás cuenta

Arantxa-Isidoro_tu-elemento

En muchas consultas me preguntan cómo sabes si estás trabajando para lo que realmente vales o si estás desperdiciando un talento. Yo siempre contesto que cuando estés en tu elemento te vas a dar cuenta.

A mí me costó hallar la actividad en la que ahora me siento como pez en el agua. Soy inquieta y no me conformo si sé que puedo tener algo más. Antes que éste, pasé por dos intentos de negocio que no llegaron a cuajar, pero en el camino ha habido cientos de ideas que he ido descartando.

Para mí existen dos tipos de ambición, la económica y la armónica. De la primera creo que no tengo mucho que explicar, así que te doy mi visión y mi experiencia mirando a la segunda.

Estar en armonía es como llegar al éxito, para cada uno tiene un sentido diferente. La armonía en cada vida toma una forma distinta. Para unas personas está más difusa porque no sólo no la alcanzan sino que ni si quiera se lo plantean. Para otras personas está más clara, más definida y más cercana.

Para mí la armonía, con una visión general, es el equilibrio entre mi vida personal y profesional logrando que no existan sobresaltos que desestabilicen. Yo remo hacia una vida armónica y por supuesto que me sorprenden las tormentas y que vivo momentos inestables pero mi horizonte está en lograr que todos esos elementos que me pillan por sorpresa o que no puedo evitar, no consigan hundir mi barco.

Para quienes trabajamos para nosotros mismos, la mitad profesional está llena de responsabilidades igual o más que para quien trabaja para otro pero la carga más intensa es la que provoca la inseguridad sobre si aquello a lo que te dedicas es lo que más te puede aportar.

Para favorecer esa armonía de la que hablo tu trabajo debería estar basado en una combinación de tu talento, tu pasión y un deseo tanto si trabajas para ti como si lo haces para alguien más. Pero además tienes que añadir a tu ensalada tu prioridad personal. Si te sientes cómodo y a gusto con lo que haces en una gran parte de tu tiempo diario, ese bienestar se refleja también en tu vida más privada y tienes más opciones de conquistar la armonía que buscas.

Lo cierto es que cuando tú has elegido cada paso del camino laboral, como nos pasa a los emprendedores, pesa mucho más sobre ti la capacidad de proyectarlo sobre algo que te llena de verdad y se completa con tu lado personal.

 

¿Cómo puedes descubrirte en tu elemento?

Desempolvar un talento que ha sido enterrado con los años requiere profundizar en ti mismo. Exige que te fijes en lo que haces y en lo que sientes. Precisa que te escuches, que recuperes parte de tu identidad. Que te olvides del miedo y preguntes a tu alrededor qué es lo mejor que de ti se puede esperar.

Destapar una pasión también es exigente pero super alentador. Necesitas un poco de atención para oír lo que te dice el corazón y reconocer tu amor por una actividad, por una creencia o una idea que se puede convertir en el centro de tu atención profesional.

Ser consciente de un deseo dando alas a tu imaginación y libertad a tus sueños, es un hallazgo precioso. Darte cuenta de que persigues algo que te da impulso, que te hace levantarte como un resorte cuando se trata de hacer para llegar a tenerlo es motivador y te empuja a la acción.

Por último, tener en cuenta lo que más valoras de tu vida personal le da sentido a lo que haces. Si tus hijos están por encima de todo, no puedes vivir sin tus amigos o luchar por esa causa social es lo que te da luz, debes tenerlo muy presente cuando moldeas tu profesión.

Estos son los cuatro ingredientes que no pueden faltar en tu fórmula profesional para poder afirmar que estás donde querías, donde puedes aportar lo mejor de ti y muy cerquita de lo que quieres alcanzar. De repente te descubres en esa armonía, te sientes cómodo ayudando a otras personas o trayéndoles alegría. Te encuentras en una especie de serenidad.

De verdad que cuando estés en tu elemento te darás cuenta…

¡Compártelo!

Comentarios

  1. MARIA JORDAN M dice

    Me encantan tus post y este me viene como anillo al dedo. Estoy justo en ese momento de conectar con mi elemento y hacer de él mi formA de vivir. Te abrazo y gracias por mostrarme una manera que se parece a la mía. Seguimos en contacto.

    • dice

      Gracias por tu comentario tan cercano María. Me encanta que te hayas sentido identificada porque eso significa que te encuentras más cerca de donde quieres estar. Mi correo está abierto para ti si te puedo ayudar. Abrazote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *