Comunicar con alma

Arantxa-Isidoro-comunicar-con-alma

La comunicación es una parte muy importante del Marketing. Y como todo, absolutamente todo, comunica, para trabajar una marca muy personal hay que empezar desde uno mismo y poner alma.

Yo por mi personalidad valoro muchísimo la parte estética de toda comunicación desde la combinación de colores de una web hasta el delantal de la dependienta que me asesora en una tienda de utensilios de repostería. Muchas veces de manera inconsciente, son esos pequeños detalles alrededor de un producto o servicio los que nos permiten darle una oportunidad a la marca o descartarla para siempre.

La sensibilidad estética y relativa a la comunicación no es la misma en todas las personas, pero a todos nos gusta más tratar con algo bonito y positivo que con algo feo y deprimente. Cuando defines el perfil de tu cliente ideal ésta es también una cuestión a tener en cuenta y probablemente todas las personas que sientan interés por tu marca, tendrán en común ciertos criterios estéticos y gusto por un lenguaje específico.

¿Cómo puedes comunicar transmitiendo sensaciones personales?

Comunicar siempre de una forma lineal y coherente es lo que va a mantener la atención de quienes te conozcan. No quiere decir que todos los contenidos de tu blog se basen siempre en el mismo tema o que tus promociones lleven siempre el mismo mensaje y sólo cambies las fechas, pero no puedes hoy hablarles con un lenguaje técnico y mañana como si estuvieras de copas con ellos. No puedes utilizar unos colores pastel en los fondos de tu web y crear un banner para tu perfil de twitter basado en colores chillones. La cuestión es que seas coherente contigo mismo y desde el principio comuniques en una misma línea.

En un marketing con personalidad, crear una comunicación que tenga respuesta por parte de tu cliente implica poner alma, dejar ese trocito de ti que la impregne de tu esencia y atrape ese punto sensible de quien la recibe. Proyectar en un mensaje una imagen de quién eres o poner parte de tus valores en la foto que publicas es transmitir la información emocional que te define y te identifica.

Si eres una persona risueña, esmérate en mostrarlo cuando recibes a un cliente, si disfrutas en la naturaleza refléjalo en las fotos de tu blog, etc. Aplica la naturalidad cuando llevas a cabo una acción de comunicación, no te compliques buscando en la estrategia de otros, haz lo que sientes.

Apóyate en los sentidos para llegar con tu comunicación

Los cinco sentidos nos aportan una enorme cantidad de información sobre un objeto o una persona, pero según un estudio sobre el que he leído, la vista es el sentido más importante, midiéndolo según tres valores: la proporción del cerebro que dedicamos a procesar la información que recogemos a través de este sentido, la cantidad de tiempo que le dedicamos al día a la percepción en proporción al resto de sentidos (pasamos muchas más horas al día viendo y mirando – cuando estamos despiertos – que saboreando, por ejemplo). Y por último, un factor cultural, el porcentaje de palabras (en el diccionario de nuestra lengua) que dedicamos a este sentido en comparación con otros. Esta última razón me parece mucho más compleja de medir pero en teoría en occidente, de todo el vocabulario referido a los sentidos, el 60% está dedicado a la vista.

Así que con peso científico o no, la vista nos llena de información para formarnos un criterio respecto a lo que vemos. Si lo primero que ven quienes te contacten, no les resulta agradable, no suscitará ningún interés en ellos. Esa es la base. Digamos que debe resultar “agradable” a la vista. Pero para plasmar tu marca, da un paso más y busca esa emoción en ellos. Ese punto que les haga conectar con tu forma de pensar, tus inquietudes y tus valores, todo eso que te diferencia de los demás.

Después de la vista vienen otros sentidos. El oído también puede llevar a poner lágrimas en alguien al que le remueve escuchar la canción que has escogido para tu video promocional. El olor a tu perfume al entrar en tu taller puede reconfortar a quien accede tu espacio para asistir al workshop que has preparado y es probable que sea un olor que siempre asocie a ti a partir de entonces.

Si creas una primera buena impresión, habrás superado la difícil barrera que te concede la oportunidad de presentar tus productos o servicios. Si eres capaz de poner alma, no dudarán en comprarte.

¡Compártelo!

Comentarios

  1. dice

    Absolutamente! todas las webs que nos atraen, por ejemplo, tienen detrás una personalidad que la hace especial, si las repasamos nos damos cuenta enseguida. Es un objetivo primordial en nuestros pequeños negocios encontrar la forma de transmitirla. Y lo mejor, está al alcance de todos, porque la personalidad la traemos de serie 😉

    • dice

      Totalmente de acuerdo, Meisi. Se trata de buscar dentro de nosotros y aprender a transmitir. Dedicar tiempo y recursos a comunicar es tan importante como crear el producto o servicio. Abrazo!

  2. dice

    Totalmente de acuerdo Arantxa, es importantísimo hacer lo posible por transmitir la esencia de una misma a través del diseño visual, porque lo dice (casi ) todo. Es muy gustoso navegar en espacios amables y que transmitan aquello con lo que quiero conectar, como este 😉 Gracias por tu post, me reafirma en mi “dulce obsesión” por cuidar los detalles al máximo, tanto en los espacios virtuales como físicos: las músicas, los movimientos, las imágenes, los olores, todo tiene un sentido y una coherencia para mi, cosa que potencia positivamente el resultado final.

    • dice

      Sí, Carolina. Poner especial cuidado en los detalles repercute directamente en el resultado. Cuando lo que refuerzas es tu personalidad creas una conexión emocional de confianza que hace que tu público te perciba cercana. De manera indirecta sus sentidos le están aportando información positiva y les genera esa felicidad a la que tú contribuyes. Abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *