La campana de Gauss

Campana de Gauss

Mi padre, como buen matemático, me expuso hace unos años su propia percepción de la campana de Gauss respecto a las relaciones paternofiliales….. No ya haciendo referencia a los porcentajes contenidos dentro de la campana, sino más a la grafía propia de la misma.

Para representar en esta campana la relación entre padres e hijos a lo largo de la vida, situamos en el eje horizontal la vida de nuestros padres y en el eje vertical la nuestra como hijos.

En la interpretación queda claro que hay proximidad entre las dos generaciones en el primer momento, una lejanía progresiva en toda la parte central y una nueva cercanía al final. En los primeros años de vida de los hijos, estamos super cercanos a nuestros padres. Estamos muy vinculados a ellos y son imprescindibles para cubrir nuestras necesidades básicas de supervivencia y también de afecto.

Cuando vamos creciendo, sobretodo durante nuestra adolescencia, se produce un distanciamiento porque se crean muchas diferencias. Nosotros nos queremos comer el mundo y nuestros padres no nos entienden. Preferimos acercarnos a amigos y compañeros, que percibimos como iguales con los mismos miedos y preocupaciones pero también con las mismas ganas de rebeldía y reafirmación de la personalidad.

Durante la madurez, volvemos a acercarnos cada vez más y más a nuestros padres. Ahora nos sentimos identificados. Tenemos nuestros propios hijos y eso nos hace comprender mejor la actitud de nuestros padres. Según vamos avanzando en la vida, más volvemos a acercarnos a quienes nos dieron la nuestra nuevamente. Ahora son más ellos los que dependen de nosotros pero recíprocamente necesitamos sentirnos y ponernos de nuevo a su lado.

He descubierto que la campana Gaussiana tiene también su razón en la vida profesio-personal. Cuando eres un niño dedicas la mayor parte de tu tiempo a lo que te gusta y te divierte. Te mantienes muy fiel a lo que te define y con lo que te sientes identificado.

Con el paso del tiempo tus obligaciones, tus responsabilidades o simplemente tus excusas, te apartan de las cosas que siempre te gustaron.

Sin embargo, creo que vuelve a llegar un momento en el que retomas tus aficiones e intereses. Normalmente se espera a estar retirado de la vida profesional para retomar las pasiones con la excusa de que antes se tiene falta de tiempo. Pero, ¿por qué no adelantar ese momento? ¿Por qué no hacer posible que lo que te quite tiempo sea tu verdadera pasión? ¿Por qué no puedes trabajar en lo que siempre te ha gustado? ¿Por qué no empezar ahora en lugar de esperar?

Adelantarte a esa progresión natural de la campana de Gauss te anticipa un pedacito de la felicidad que proyectas para el futuro y que no tienes la seguridad de que va a llegar. Poner los medios y la ilusión para alcanzarla es ya disfrutar del camino que vas andando.

Yo, desde que visualicé mi propia campana, decidí que no quería esperar, que para qué iba a posponer algo que ya podía empezar a disfrutar. Teniendo claras mis prioridades en la vida y procurando ser fiel a mis principios me he organizado en el estilo de vida óptimo para mí. He estrechado mi propia campana de Gauss y ahora me dedico a lo que más me gusta y lo compatibilizo con la cercanía hacia mis padres y mi familia, que son lo que más valoro en este momento de mi historia.

No pretendo vender una vida maravillosa y perfecta como emprendedora porque no la tengo y, como digo siempre, no la quiero. Me gusta aprender de los errores, levantarme después de una caída y reconciliarme con mi mundo tras las dificultades que me pueden hacer perder algo de confianza en mí misma. Pero me siento mucho más yo misma por trazar mi propia curva de Gauss.

Mi padre, con su teoría Gaussiana particular me abrió los ojos a una perspectiva desde la que plantearme mi presente teniendo más próximo todo lo que me resulta atractivo. Tú también puedes encontrar tus pequeñas dosis de felicidad acercándote a lo que siempre te gustó.

¿Compartes esta teoría o tienes la tuya propia?

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *