Arrímate a la seguridad

Seguridad

En una de las situaciones más duras que yo he experimentado en la vida, aprendí que sentir que estás arropado y que todo irá bien es lo que te da la fuerza para seguir adelante.

Las personas tenemos escalas de valores y prioridades diferentes que en algunos momentos ordenamos nosotros mismos y en otros, de manera extraordinaria, se reorganizan por su cuenta pero mágicamente de la forma en que cuadra con nuestras necesidades.

Es posible que en algunas etapas de tu vida, relegues el valor de la seguridad a un plano secundario, pero estoy convencida de que casi siempre es la base de tus porqués. Los humanos nos regimos por este sentimiento. Quizás no seas consciente pero, si te paras a pensar, la seguridad está entrelazada con todos tus deseos y anhelos.

Así como la inseguridad y el miedo, son los sentimientos que te bloquean y no te dejan tomar decisiones acertadas, la confianza en tus acciones y el apoyo que te muestran quienes creen en ti, te dan el valor para perseguir tus sueños.

La certeza de que tu familia tendrá salud, la seguridad de que tu pareja siente amor verdadero, la convicción de que tu proyecto será próspero, la confirmación de que el lugar al que has elegido mudarte cumplirá con todas tus expectativas,… esas certezas son las que te empujan.

De una manera menos profunda, el convencimiento de que un nuevo perfume te dará sensualidad, la claridad de que el curso que has comprado te aportará los conocimientos para mejorar tu vida o la veracidad de que el desayuno sorpresa que has encargado volverá loco de amor a tu media naranja, … son las creencias que te mueven en tu día a día.

Poner en marcha un proyecto emprendedor, sea del tipo y la envergadura que sea, siempre implica un riesgo. Supone tomar gran cantidad de decisiones en las que al elegir una opción estás descartando otras, que te hacen preguntarte si habrás acertado, si será lo mejor. Ese riesgo asumido se traduce en temor e inseguridad. Escoger posibilidades que te provoquen ansiedad puede echar todo por tierra.

Por eso, mientras vas dando forma a tu proyecto, lo más sensato y lo que te permite avanzar es apoyarte en lo que te dé seguridad. Puede ser una persona, puede ser un lugar, puede ser una comunidad de gente, puede ser lo que tú creas. La manera de medir tu necesidad de ese estado de seguridad es centrarte en ti. Entender cómo te sientes y asegurarte de que estás cómodo, que el umbral de inquietud que experimentas no sobrepasa la ilusión.

Es verdad que para encontrar el camino perfecto, hay que asumir que en algunos momentos deberás abandonar tu espacio de confort para adentrarte en ese entorno de riesgo controlado que te lleve a experimentar nuevas situaciones que te traigan oportunidades. Para iniciarte en ese abandono de lo conocido, debes estar preparado. Perder la sensación de seguridad no es agradable y no ayuda nada. Yo, cuando no lo veo claro, trabajo para madurar la situación y hacerla abordable. Trato de encontrar esa alineación entre el empuje del emprendimiento y la serenidad del espacio de confianza.

Si te sientes seguro, tus decisiones son mucho más acertadas y tus pasos más firmes. Esa convicción se percibe y se transmite, atrae a las personas que también la sitúan entre una de sus prioridades y quizás entonces tú también les sirvas de pilar a ellos.

Arrímate a la seguridad y, no sólo viajarás más ligero de carga en tu camino emprendedor, sino que generarás tu propia confianza para contagiarla también a quienes te conozcan.

¡Compártelo!

Comentarios

  1. dice

    GRACIAS por este post, Arantxa, tus palabras me llegan como un bálsamo para el momento justo en el que está mi proyecto. Sabias palabras las tuyas! Y qué difícil se me hace encontrar el punto medio entre el empuje del emprendimiento y la serenidad del espacio de confianza, porque peco de kamikaze, y no pocas son las veces en las que me doy de bruces con la realidad (equivocándome de momento, gastando más energía de la que tengo o errando las prioridades). Creo que el punto de equilibrio (el mío, al menos) está en no confundir la seguridad a la que te refieres, con la “comodidad” de la zona de confort.

    • dice

      Sí, Carolina, muchas veces confundimos el sentimiento de seguridad con el de la comodidad. En el emprendimiento hay que dar pasos certeros, con confianza, seguros de nosotros mismos y apoyándonos en la persona o el elemento que nos empuje. Si salir de tu zona de confort te provoca miedo, lo mejor es que trabajes ese sentimiento y la forma de abordar esa salida. Lo puedes hacer poco a poco, con pequeños pasos ganarás tu propia confianza y lo conseguirás. Abrazo!

  2. Alejandro dice

    Me ha encantado el final:
    Arrímate a la seguridad y, no sólo viajarás más ligero de carga en tu camino emprendedor, sino que generarás tu propia confianza para contagiarla también a quienes te conozcan.
    Me gustan las personas que desprenden seguridad!!!

    • dice

      Gracias Alejandro. Yo creo que la seguridad, en algún modo, se contagia. Si tú confías en ti mismo, las personas lo perciben y se sienten seguros a tu lado. Abrazo!

  3. dice

    Arantxa, creo que tus palabras son sensatas. En esta ola emprendedora a menudo se confunde la ilusión con la temeridad. Hay que emprender con cabeza, con pasos firmes, sopesar los pros y contras de cada acción. No es cierto que si quieres, puedes. Se puede querer y desear mucho desarrollar un proyecto, pero hay que observar si las condiciones que te rodean son las adecuadas o si hay que esperar un poco para emprender con seguridad, como bien dices. Creo que hace falta poner un poco de cordura y no empujar tan alegremente a la gente a emprender porque después no habrá nadie al otro lado para recogerte si te estrellas.

    • dice

      Gracias Ana. Es verdad que mucha gente se plantea ahora el emprendimiento pero quizás con un enfoque erróneo. En mi opinión no se trata de una solución sino de una opción de vida. Sacar tu propia empresa adelante no consiste sólo en explotar tu talento, implica tomar acciones y decisiones que te empujan constantemente a una zona “insegura”. Por eso, cuanto más seguro te sientes más firme pisas, más te alejas de esa zona no segura y más libremente avanzas. Abrazo!

      • dice

        Estoy totalmente de acuerdo contigo. Esto es una opción de vida, no una vía de escape al paro, al jefe tirano o a los trabajos monótonos.

  4. dice

    Me encantaron tus palabras, justamente me vino bien leerte por motivos personales, donde la única forma de avanzar es tomar seguridad por lo que nos hace bien y nos permite avanzar. Sin seguridad en nosotros, nos dejamos llevar como un bote sin remos por el oleaje del mar, sin nunca llegar a un destino que queramos.

    Sin duda, necesitamos reconectar con nosotros mismos, mirar hacia adentro la esencia desnuda, y desde ahí armar una base sólida que nos traerá recompensas en nuestra vida personal, negocios, trabajos, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *